Adam Rippon Addresses Mike Pence Comments: ‘I Stand By It’
febrero 13, 2018
Brandon Lay: See New Country Singer’s ‘Yada Yada Yada’ Video
febrero 13, 2018


Vodevil cinematográfico basado en la suplantación de personalidad de una hija de un presidente de República ficticia latinoamericana por una guapa española de clase popular, a la sazón una pizpireta Conchita Velasco, la comedia Trampa para Catalina (Pedro Lazaga, 1963) incorpora un episodio futbolero que añade gracejo a los malentendidos del cambiazo.
Susana Ferreiro, la hija del mandamás latinoamericano se ha escapado con un torero, El niño de Carmona, y ha desaparecido del mapa. Durante su búsqueda, su sustituta deberá guardar las apariencias. La aparición del matador para una corrida en Madrid (en la plaza de Vista Alegre) hace que la pista de la desaparecida tenga ahora un perfil futbolero: “Le perdí de vista en Bayona. Huyó de mi lado con un futbolista, y francés”, les reconoce a sus perseguidores (Manolo Gómez Bur Antonio Ozores, dupla cómica) el torero, algo dolido.
Quiso la casualidad que también la selección francesa de fútbol pasase por Madrid justo por esas fechas, como muy bien se puede leer en el diario Ya en la imagen que abre esta pieza y que descubren Gómez Sur y Ozores: España y Francia juegan en el Santiago Bernabéu y hasta allí, mientras Catalina aguanta como puede sustituyendo a la huida, se acercan hasta la puerta de los vestuarios con sus pesquisas. Allí, pese a la profesionalidad del portero (con gorra de plato del Real Madrid), acaban por descubrir al misterioso jugador.

Una vez identificado, los dos sabuesos persiguen al supuesto amante galo de la joven, el guardameta de los franceses, por el túnel de vestuarios que lleva al campo. Y Manolo Gómez Bur le acecha bajo las tribunas del Bernabéu: “Oiga, ¿dónde está Silvia Ferreiro?”. El cancerbero francés agarra al intruso por las solapas y le increpa en un perfecto francés ininteligible.

La película ofrece entonces un repertorio de imágenes del partido, en el que supuestamente la actuación del jugador francés provoca la victoria de la selección española. En realidad se trata de un partido verídico disputado dos años antes del estreno del filme, un 2-0 en el Bernabéu el 2 de abril de 1961, en un partido amistoso entre ambas selecciones con goles de Gensana y Gento y la presencia en el combinado nacional de los cracks Di Stéfano y Kubala juntos.
No acaba aquí el fútbol en la película. La actuación del guardameta francés sigue dando que hablar. Ya fuera del estadio, asistimos al comentario televisado del maestro Matías Prats: “El portero del equipo francés es el responsable de la derrota. 150.000 personas vieron cómo los once jugadores de la selección española e burlaban una y otra vez del Pepe Botella que a juzgar por su torpe actuación usurpaba el puesto de portero titular. Qué buen episodio hubiese escrito de este memorable acontecimiento don Benito Pérez Galdós. Porque, definitivamente, señoras y señores, a Napoleón no le sientan los aires de Chamartín”.

matias-prats-trampa-para-catalina-futbol

Don Matías, repartiendo lecciones de periodismo: Pepe Botella en el Bernabéu, el mejor titular posible de aquel España-Francia al que recurrió Trampa para Catalina para seguir con el equívoco y estirar el sainete hasta el universo futbolístico.

 

Sigue ‘Fútbol y Cine’ en TWITTER

Todos los días, a todas horas, noticias de cine y series en CINEMANÍA

The post Trampa para futboleros: Pepe Botella en el Bernabéu appeared first on CINEMANÍA.





Fuente de la Noticia